La nueva y sencilla Redención de Censos

La nueva y sencilla Redención de Censos

A veces, cuando por cualquier motivo es necesario consultar el estado de una finca en el Registro de la Propiedad, nos encontramos con fincas gravadas con censos constituidos más de cien años atrás y que suponen una carga sobre la finca. Muchos propietarios ni se acuerdan de tener la finca sujeta a un censo, pero su cancelación puede resultar urgente si se quiere transmitir el inmueble o tramitar una hipoteca sobre la misma. En caso de querer hipotecarla, los bancos suelen resistirse a aceptar la finca como garantía y, si se desea vender, según qué tipo de censo puede generar un derecho de retracto para el titular del censo o devengar el pago de cantidades importantes.

El censo, lisa y llanamente, era lo que podríamos llamar la “hipoteca de los siglos pasados”. Simplificando mucho, cuando alguien tenía interés en adquirir un inmueble, normalmente un solar, solía convenir con el propietario su transmisión mediante la constitución de un censo. Esto comportaba que el adquirente –censatario– debía pagar anualmente una pensión al transmitente –censalista– y, según el censo, tener que pagar también un porcentaje del precio al titular del censo o arriesgarse a que el censalista ejerciera el retracto.

Desde hace muchas décadas la tendencia ha sido ir eliminando los censos del Registro de la Propiedad. A principios de los noventa, se decretó la supresión de los censos que gravaran varias fincas y se obligó a los censalistas que quisieran conservar sus censos a acreditar su vigencia en el Registro de la Propiedad.

La Ley y los pactos también habían permitido la redención de los censos, pero, a falta de acuerdo entre censatario y censalista, era un procedimiento largo y complicado y sometido a una compleja casuística.

Sin embargo, recientemente, la Ley 3/2023, de 16 de marzo, de medidas fiscales, financieras, administrativas y del sector público para 2023, añadió una nueva disposición transitoria al Libro Quinto del Código Civil de Cataluña, que permite, en lo sucesivo, una redención sencilla –y barata– de los censos todavía existentes y constituidos antes de 1990.

Según la nueva regulación, el censo podrá redimirse notarialmente, a instancia del censatario (el propietario de la finca gravada), mediante la consignación del 1 o del 2% del valor catastral (según los casos) y la notificación de esta consignación al censalista o persona propietaria del censo, en la dirección que resulte de la inscripción de su titularidad en el Registro de la Propiedad.

La disposición es muy nueva y todavía son pocas las escrituras de redención que se han tramitado con la nueva regulación legal, pero, en cualquier caso, el cambio normativo debe permitir una redención rápida y sencilla y la consiguiente eliminación de unas cargas generalmente obsoletas que habían provocado más de un susto.

Si su finca se encuentra gravada con un censo, sea de la clase que sea, nos tiene a su disposición.

 

ABOGADOS EXPERTOS EN DERECHO INMOBILIARIO

CONTÁCTANOS

 

Summary
La nueva y sencilla Redención de Censos
Article Name
La nueva y sencilla Redención de Censos
Description
A veces, cuando por cualquier motivo es necesario consultar el estado de una finca en el Registro de la Propiedad, nos encontramos con fincas gravadas con censos constituidos más de cien años atrás.
Author
Publisher Name
Abogados Martínez Saurí en Mataró
Publisher Logo

Related posts